sábado, 29 de noviembre de 2014

Los centros superiores del ser humano.
(Intelectual y emocional)
Introducción.
Estos centros superiores albergan: El principio inteligente, espiritual, la imaginación creadora, inspiración e intuición del ser humano. El conocimiento y manejo de éstos se alcanza desde la perspectiva de los atributos de humanidad o de la Esencia[1] de la persona. Uno disfruta de estas facultades en la medida que posee conciencia de ellas y advierte su expresión dentro de sí mismo. Esto es posible cuando el individuo alcanza un grado suficiente de auto-conocimiento. Es decir, aprehende de forma directa lo que uno es en realidad como “alma humana”. Toda persona que anhela conectar con estos centros superiores precisa recobrar cierto estado de equilibrio, serenidad y armonía interior. Estas características de la psiquis son indispensables para que estas funciones obren con autonomía y la propia inteligencia práctica y discernimiento se emancipen de los prejuicios que uno acarrea en la mente.
Estas funciones participan de la trascendencia del sujeto y están desvinculadas directamente de los sentidos físicos y demás centros inferiores del organismo.
Por ejemplo: Una persona puede razonar sobre un tema durante horas, incluso, días pero esto no significa que será inspirado a través de este cavilar. Más bien, la imaginación creadora, inspiración e intuición surgen en un estado mental receptivo. Es decir, cuando los centros inferiores no se hallan activos y permitan la manifestación espontánea de su principio inteligente[2] a través de estos centros superiores.
En consecuencia, estas funciones son independientes y no una sección ni una división de las demás funciones: Intelectual, emocional, instintivo, motor y sexual. El centro emocional superior ubica su foco de acción desde el corazón y el centro de gravedad de la función intelectual superior se localiza en la glándula pineal. Estos centros están desarrollados, son inherentes o innatos, y la naturaleza humana sólo otorga a la conciencia del Hombre su uso y expresión. Estas funciones superiores son inaccesibles a cualquier actividad sujetiva, relativa o circunstancial que se genere por algún elemento psicológico en el subconsciente de la persona.
La personalidad sólo accede a estas facultades de la imaginación, inspiración e intuición de modo fortuito a causa del desconocimiento de su propia realidad íntima. Los centros inferiores, normalmente, absorben toda la atención y espacio psicológico del individuo debido al dominio que impera sobre él las necesidades de la acción en la existencia.
Definiciones de imaginación creadora, inspiración e intuición.
El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender” . (Plutarco)
Estas tres expresiones propias de los centros superiores son impulsadas por un elemento integrador de la psiquis: La “conciencia de Ser[3].
Intuición.
La intuición es un vocablo que proviene del latín “intueri, significaba mirar hacia dentro o contemplar” y el diccionario de la real academia española lo define como:
Ø    Facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento.
Ø    Percepción íntima e instantánea de una idea o una verdad que aparece como evidente a quien la tiene.
Ø    Presentimiento.
También se pueden añadir los términos: Palpito, corazonada, presagio, premonición, idea feliz,... como popularmente se reconoce como intuición. Aunque algunas de sus acepciones induzcan a confusión o son utilizada con un sentido distinto o peyorativo.
La intuición se desmarca de los conocimientos adquiridos para trascenderlos, aporta una experiencia genuina, complementaria y más clara del objeto aprehendido.
Contrariamente, las partes superficiales de los objetos o eventos que los sentidos captan no requieren de una percepción intuitiva. Uno no precisa intuición para advertir el color rojo de un coche, la marca, si está limpio o no. Esta es una actividad del centro intelectual inferior.
La experiencia interna intuitiva no se despliega con un interés pragmático ni obedece a las estructuras intelectuales o emocionales que se hallan condicionadas por algún proceso egocéntrico. Por esta causa siempre sorprenden a quien la experimenta como algo singular y, a la vez, extraordinario.
Inspiración.
La palabra inspiración proviene del latín “inspiratio", recibir el aliento. Designaba la acción de introducir aire a los pulmones. También, hacía referencia a la necesidad de iluminación espiritual[4] previa a cualquier creación humana. En meditación es la capacidad de comprender lo imaginado: Imagen representada en la mente surgida de la conciencia; Aprehender de forma inmediata el significado de una obra de arte, evento intrínseco de la naturaleza o de la vida humana.
Imaginación.
La imaginación creadora diferenciada de la fantasía se halla definida en el texto de la meditación. Recordar que imaginar es ver la realidad tal como es y se presenta en los diferentes planos de la naturaleza. Por ejemplo: Un arquitecto antes de iniciar la obra de un edificio, puente,… se imagina el proyecto fruto del estudio previo del lugar donde se ubicará. 
La imaginación, inspiración e intuición[5] son expresiones que surgen del mismo origen y tienden a un objetivo común: La realidad. Aunque difieren en cierto modo en el grado de intensidad y naturaleza. Por ejemplo: Se dice de un artista que estuvo inspirado en una obra y que un científico descubrió un principio físico por intuición, tal como sucedió a Isaac Newton con la Ley de la gravitación universal[6]. En todos los casos, estas son una manifestación creadora que proviene de la conciencia del Hombre y se expresa a través de los centros superiores.
Cualidades que lo son propias.
Todos estos rasgos son intrínsecos a cualquier vía de conocimiento trascendente, científico o creación artística original:
Ø   Revelador, no conocido anteriormente, inédito.
Ø   Lacónico, conciso, breve.
Ø   Sutil, liviano, no persistente.
Ø   Directo, sin intermediarios.
Ø   Inmediato, rápido.
Ø   Evidente, cierto, axiomático.
Ø   Objetivo, justo, recto para quien experimenta lo que es, la verdad, realidad o causa de un fenómeno.
Un modo que ayuda a comprender racionalmente la intuición es experimentarla. Por ejemplo: Aprehender en esencia que es la velocidad. Este concepto de la física forma parte de la vida ordinaria de un individuo, un niño lo percibe antes de recibir clases de Física. ¿Qué es la velocidad? Imaginar que dos amigos hacen ejercicio alrededor de un estadio. Deciden competir, se colocan a la misma altura y corren hasta llegar al punto de partida. Juan llega antes que Pepe. ¿Cuál es el hecho? Contemplar la escena: “Juan recorrió la misma distancia en menos tiempo que Pepe”. ¿Qué significa? Si uno se concentra en el evento sin racionalizar, capta espontáneamente que esto que se llama velocidad depende del tiempo y del espacio. ¿En qué relación? La intuición es: “Aprehender que sobre una misma distancia, menos tiempo para recorrerla significa más velocidad”. Así de sencillo y revelador es establecer la correspondiente relación o causa entre magnitudes según el hecho. Velocidad (v) es igual al espacio recorrido (e) dividido por el tiempo empleado (t): Ahora cuando uno ve la formula, v = e/t, aprehende intuitivamente lo que simboliza.
Todo esto es intuitivo porque uno no ve ni percibe las dimensiones que determinan la velocidad sólo capta el movimiento. La intuición advierte que existe una relación entre estas dos magnitudes a partir de contemplar la escena. Una persona quizás no sabe definir que es la velocidad pero capta que cuando se desplaza a un lugar si anda lento llega más tarde que si se traslada rápidamente. Es evidente que uno puede racionalizar este hecho tal como se acaba de hacer. La intuición o inteligencia práctica es aprehenderlo de modo inmediato, claro y preciso.
La conciencia y su percepción intuitiva en los centros superiores son una facultad dinámica para aprehender la realidad de un hecho, sea este interno o externo. Cada acción intuitiva es única, simple y directa. Su movimiento conecta del modo que lo permite la naturaleza de la conciencia con la parte interna del objeto y sus propiedades, las cuales lo hacen único y original. Por esta causa, la intuición es instantánea, inexpresable y no discursiva. Aunque el entendimiento racional lo conceptúa según los datos adquiridos anteriormente registrados en la memoria.
Estos centros superiores fueron estudiados por las tradiciones orientales. Estas últimas describen como el ser humano posee la capacidad de desarrollar una mente iluminada o alcanzar la iluminación. Por otra parte, existe una confusión entre estas funciones con los sentidos internos del Hombre o chacras como los denominan en su origen la religión hinduista. Por ejemplo: Todo sujeto es capaz de percibir sus propios pensamientos y, sin embargo, no lo hace con sus oídos. Estos se perciben con el oído interno. Asimismo, uno es capaz de visualizar escenarios u objetos a través de la imaginación con los ojos cerrados, del mismo modo que cuando uno duerme, sueña. Esto es posible porque existe el sentido interno de la vista. Estas facultades extra-sensoriales no corresponden a los centros superiores aunque tengan un vínculo con ellos de igual manera que los sentidos físicos se relacionan con los tres cerebros[7]. Los chacras serán examinados más adelante a lo largo del curso.
El estudiante requiere profundizar en este concepto de la intuición que define una realidad esquiva, incomprendida y desconocida que se manifiesta en él. Esta última es propia del alma, la expresión de su conciencia de Ser en los distintos ámbitos de su existencia. La labor de los centros superiores es informar a los centros inferiores sobre aquello que está oculto o pasa desapercibido a los sentidos físicos. Estas funciones aportan la dimensión humana, anímica o causal de la realidad material o física. La coordinación de todos los centros tanto superiores como inferiores por la conciencia proporciona una percepción completa e integral del objeto experimentado. En el auto-conocimiento se denomina “Comprensión creadora”.
La intuición, inspiración e imaginación creadora en la ciencia y el arte.
Cuando Pitágoras llegó a Crotona, su primer consejo a sus pobladores fue construir un altar a las Musas en el centro de la ciudad para impulsar la armonía cívica y el aprendizaje”. (Wikipedia. La enciclopedia libre. Clave. Musas)
La actividad de los centros superiores y de la misma intuición es poco conocida por el ser humano, de hecho pocos saben dirigirla o usarla voluntariamente. Sin embargo, su presencia en la historia de la humanidad es un hecho incontestable por todos.
Muchos de los inventos, descubrimientos y obras artísticas: Pinturas, música, esculturas, arquitectura, literatura, etc. de orden universal provienen de la llama de la intuición. Al ejemplo de Isaac Newton se suman un sinnúmero de individuos que se beneficiaron de esta facultad. Una persona, investigador, artista o escritor, puede estar un tiempo relativamente largo volcado sobre un tema, no hallar respuesta y, en un instante, ésta aparece repentinamente.
Personajes como Arquímedes que aprehendió el peso especifico de los cuerpos mientras se introducía en la bañera. Platón, Aristóteles, Heráclito, Jenofonte, Marco Aurelio,… están al origen de la definición de la palabra intuición por percibirla por ellos mismos dentro de sí.
Quien no espera lo inesperado jamás lo percibirá”. (Jenofonte. Siglo V. a. C.)
Asimismo, Francis Bacon, Emmanuel Kant, Leonardo Da Vinci,… reconocen en sus obras la participación de la intuición en sus investigaciones y postulados. Estos entendían ésta como un hecho divino no susceptible a ser explicado de modo racional. Rene Descartes escribió acerca de la intuición, de su importancia para alcanzar el conocimiento de la Verdad y de la diferencia con el sistema deductivo. Este filósofo consideró a la intuición una facultad superior al uso discursivo de la razón. Henri Bergson la puso en el centro de su filosofía.
No hay un método lógico de concebir ideas nuevas o de reconstruir lógicamente el proceso creativo”. (Henri Bergson)
Al caso comentado de Isaac Newton se suman una gran cantidad de investigadores que impulsaron con sus estudios e inspiración las ciencias. Faraday intuyó las líneas de fuerza al observar la orientación de las limaduras de hierro al que llamó “Campos de fuerza”. Ampere tuvo la corazonada de que el magnetismo natural resultaba de corrientes circulares diminutas, como si fuesen fluidos eléctricos dentro de los átomos. Esto apuntó la investigación hasta hallar las órbitas de los electrones alrededor del núcleo que modelaron, mucho más tarde, los científicos Niels Bohr y Ernest Rutherford. Paul Langevin intuyó que el momento magnético del átomo o de la molécula tenía un valor fijo. La lista de la participación de la intuición en el mundo de los descubrimientos científicos es interminable. Sin embargo, Albert Einstein fue unos de los hombres de ciencia del siglo XX que más revindicó la importancia de la intuición en la tarea de la investigación.
"Hay un chispazo en la conciencia, llámese intuición o como se quiera, que trae la solución sin que uno sepa cómo o por qué". (Albert Einstein)
Si uno pasea por la Historia en diferentes campos de acción del ser humano halla la presencia de la intuición.
El descubrimiento de las Américas por Cristóbal Colón obedeció a su intuición sobre el hecho que la Tierra es esférica y a la unicidad del Océano aunque pensó llegar a las Indias.
Los compositores W. Amadeus Mozart, Félix Mendelsohn, L. Van Beethoven, J. S. Bach,… los poetas, literatos como Lope de Vega, W. Shakespeare, G. A. Becquer,… y pintores como Rafael, Miguel Ángel, arquitectos, artistas,… de todos los tiempos otorgan a la inspiración el mérito de sus obras.
Fecunda, como el lecho de amor de la miseria, y parecido a estos padres que engendran más hijos de los que pueden alimentar, mi musa concibe y pare en el misterioso santuario de la cabeza, poblándola de creaciones sin número, a las cuales ni mi actividad ni todos los años que me restan de vida serían suficientes para dar forma”. (Gustavo Adolfo Becquer. Introducción a la obra: Rimas y Leyendas)
Igualmente, los grades místicos como Catarina de Siena, Yalal ad-Din Muhammad Rumi, San Francisco de Asís, Hildegarda Van Bingen, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Ávila,… testificaron del poder de la intuición en sus ejemplos de vida y escritos.
Hombres con una acción política o social como Simon Bolívar, Wilson Churchill, Mahatma Gandhi, Martín Lutero King, Madre Teresa de Calcuta,… son un ejemplo de personas que siguieron su intuición durante su vida. Junto a sus obras testificaron públicamente de esta realidad. Estos justificaron su conocimiento de lo percibido a una intuición y que fue aprehendida como una verdad o descripción de la realidad.
Los científicos, artistas o místicos no son una clase privilegiada de la humanidad. Todo sujeto ostenta esta capacidad si es capaz de desarrollar la atención plena a la expresión de su conciencia y centros superiores, los cuales son los vehículos que la encausan. Pablo Picasso argumentaba que la inspiración surge de modo inesperado por eso era mejor que te encuentre trabajando. Esta idea también la preconizaba Tomas Alva Edison cuando comentaba que el genio es un uno por ciento de intuición y un noventa y nueve por ciento de transpiración.
Esta cualidad surge a quien se ocupa de ella. En el hecho que uno se esfuerza en alcanzar conocimientos y comprensión racional sobre una materia. Si, en este proceso, la persona anhela trascender lo adquirido, requiere concentración, una mente en silencio y actividad de su conciencia. Asimismo, estas son las etapas de la meditación, disciplina que permite conectar al individuo que la practica con los centros superiores y de la conciencia de Ser con más facilidad.
Muchos individuos adquieren ciertos estados contemplativos: En sus investigaciones, búsqueda espiritual, anhelos artísticos, solución de problemas o tomas de decisiones,… aprehenden por intuición lo que buscaban. Esto es lo que se entiende por conocimiento revelado.
Muchas figuras de la Ilustración buscaron restablecer un culto a las Musas en el siglo XVIII. Una famosa logia masónica en el París prerrevolucionario era llamada “Les Neuf Sœurs” (nueve hermanas, en honor a las nueve Musas), y a ella asistieron: Voltaire, Benjamin Franklin, Danton y otros personajes influyentes de la época”. (Wikipedia. La enciclopedia libre. Clave. Musas)
El centro intelectual superior.
La intuición nos confiere el poder de saber sin necesidad de razonar...” (Samael Aun Weor. Conferencia. En el principio era el verbo)
Este centro opera desde la glándula pineal y su acción se extiende principalmente en el lóbulo derecho del cerebro. Igualmente, posee un vínculo con el corazón y una red nerviosa entre órganos que los hinduistas llaman ruedas magnéticas o chacras. Todos ellos interactúan a través del sistema nervioso de la médula espinal.
El centro intelectual superior elabora la expresión intuitiva que proporciona al sujeto el conocimiento revelado. Esta función superior es la capacidad de comprensión de un hecho, escenario o imagen. Un vehículo del saber de la conciencia del individuo en la medida que está presente, activa y despierta.
La intuición se produce en este centro cuando la conciencia captura dinámicamente la verdad sin aferramiento. Es como observar las aguas de un río y aprehender su fuente sin remontar su curso ni analizarlas en un laboratorio. La conciencia entra en contacto con la realidad[8], inclusive cuando este encuentro es completo, ésta se fusiona con ella. Esta experiencia trascendente se transmite por intuición al individuo a través del centro superior. La causa de un hecho y su inmediato efecto inevitablemente se hallan presentes en él y la conciencia puede captarlo o no dependiendo de su diligencia.
¿Cómo nace la intuición?
En un momento determinado, los sentidos informan sobre un hecho que se plasma en el plano físico, mientras tanto la conciencia capta la causa y el efecto del mismo. El centro intelectual recibe la información de los sentidos, los centros superiores del organismo reciben la información de la conciencia. Por lo tanto, el ser humano posee dos canales de cognición distintos para realizar diferentes funciones. Los centros inferiores operan según: imágenes, olores, sabores, sonidos, tactos y crean pensamientos, conceptos, razonamientos,… emociones y apetitos. Los centros superiores elaboran la intuición de la parte causal del evento en cuestión, según el grado de autonomía que dispone su conciencia. La calidad, intensidad y profundidad de la comprensión creadora o conocimiento revelado dependen directamente de la fracción de conciencia despierta y activa que posee la persona en ese instante. Cada aprehensión de la realidad que el individuo experimenta a través de su conciencia se registra en estos centros superiores formando la mente interior[9].
Esta cognición intuitiva se origina fuera de la actividad intelectual. Aunque pueda iniciarla en algún momento de su manifestación, ahogando la expresión de la conciencia hasta que desaparece su devenir. Esto sucede porque el punto de concentración y la presencia del individuo vuelven hacia el intelecto.
En la práctica de la meditación este hecho ocurre con frecuencia. El estudiante se halla concentrado y sobre el espejo de la imaginación creadora surge: Un escenario simbólico o arquetipo, una solución a un problema, respuesta a una pregunta trascendente, necesidad interior,… y cuando se despliega la intuición, el intelecto se sorprende e interviene. Esta reacción de la mente sabotea la experiencia interna del devoto. Asimismo, esto ocurre en la vida cotidiana.
En muchas ocasiones, la intuición advierte de la naturaleza de un acontecimiento, acto, proceso interno, se presenta en la solución de problemas, toma de decisiones, etc. Sin embargo, la persona la ignora debido al desconocimiento de estos centros superiores y su carencia de confianza y familiaridad con sus propiedades. El estado interior de la mente requiere permanecer contemplativo para que los centros superiores desempeñen su actividad sin interferencias subjetivas de la mente. Esta facultad intuitiva se emancipa con el despertar de la naturaleza propia del Hombre cuando uno se instala en un proceso de reflexión íntima.
“¡Oh musas, oh altos genios, ayudadme! ¡Oh memoria que apunta lo que vi, Ahora se verá tu auténtica nobleza!” (Dante, La Divina Comedia, Infierno II)
La idea arquetipo.
En muchas ocasiones la imaginación creadora de la conciencia en el centro intelectual superior se manifiesta a través del símbolo, idea arquetipo o lenguaje alegórico.
Alegoría, viene del término griego “allegorein“, significa hablar figuradamente. El auto-conocimiento no es una enseñanza tangible sino experimentable por sí mismo. Es decir, uno no percibe físicamente con los sentidos: la conciencia, psiquis, paciencia, el amor, discernimiento, una emoción, el subconsciente, etc. Todo esto forma parte del mundo psicológico o anímico de la persona. En este sentido, la conciencia apela a imágenes o modelos de tipo simbólico. A su vez, esta palabra que proviene del latín “Simbolum”; se define como una imagen, figura,… que representa una idea atribuida y reconocida por un colectivo. Por ejemplo, la bandera simboliza el país, la cual es conocida por todos sus ciudadanos. Esta insignia abarca una gran cantidad de realidades del mismo que se abstraen en su representación.
Todas las ciencias o entidades religiosas, culturales, nacionales, etc. gozan de sus propios signos, emblemas y lenguaje singular. De igual manera, existen una gran cantidad de símbolos vinculados al auto-conocimiento que son emitidos por la conciencia a través del centro intelectual superior. Estas ideas arquetipos se reflejan en el espejo de la pantalla mental dando lugar a la imaginación creadora.
Estos modelos se fundamentan en ciertas características generales; Son un elemento de abstracción: directo, simple e intuitivo. El símbolo se basa en una tradición, no es una ocurrencia sino producto de un hilo conductor invisible para la mente pero coherente con la naturaleza del alma. Esto explica que muchos de ellos son asociados al mito, la leyenda, a antiguos ritos religiosos o paganos, etc. Otros son recogidos del libro de la naturaleza, tal como aprehendieron los egipcios, celtas o las civilizaciones precolombinas. Estos observaron detenidamente su entorno y evidenciaron ciertas semejanzas con algunas propiedades de la psiquis. Otros elementos simbólicos son propios a este lenguaje oculto e íntimo de la conciencia que se expresa a través de la experiencia interna desde estas funciones superiores. En este sentido existe una relación entre el arte objetivo y el lenguaje arquetipo percibido en el mundo de los sueños o estados profundos de la meditación.
El centro emocional superior.

Yo puse tu corazón en el interior del cuerpo para ti, para que tú puedas recordar lo que has olvidado". (Textos egipcio inscrito en los Sarcófagos).
Esta función se localiza en el corazón[10]. Su actividad es lo que se llama comúnmente el pálpito, la corazonada, intuición o inspiración[11]. Por un lado, la contribución de este órgano es vital en el diseño y funcionamiento del cuerpo humano. Por el otro, éste ostenta unas propiedades psíquicas que sobrepasan el entendimiento racional y las percepciones de los sentidos. La intuición emocional despliega un poder admirable a la hora de atribuir a una persona el conocimiento de la verdad o experimentarla directamente.
Desde la antigüedad, las diferentes civilizaciones consideraron al corazón como una fuente de conocimiento; Le atribuyeron el centro de gravedad del alma y de las facultades relacionadas con ella. Entre los antiguos egipcios, el corazón representaba la conciencia y era el depositario de las obras del individuo. En los juicios del alma, el cardias del difunto era pesado ante la pluma de la Verdad. En la época clásica varios autores de diferentes influencias filosóficas: Platón, Aristóteles, Marco Aurelio, Séneca,… utilizaron este órgano como asiento de la sabiduría, del amor y de las cualidades del “Hombre Auténtico”. Desde el otro lado del Atlántico, para los aztecas, era el alimento de los dioses y con ese sentido se lo ofrecían en sacrificio.
En el Evangelio, Jesús atrae la atención sobre este órgano como depositario de la Esencia del Hombre. Por ejemplo: Indica el hacer tesoros en el cielo y allí donde se halla el tesoro del Hombre también se encuentra su corazón (Mateo 6). Recuerda amar a Dios con todo el corazón (Mateo 22). Recomienda su purificación (Mateo 5).
En el judaísmo, el Antiguo Testamento enseña que Dios dará al hombre un corazón nuevo y le quitará el corazón de piedra, poniéndole su espíritu para que guarden sus preceptos y los pongan en obra (Ezequiel 36).
En el Islam, los poetas y sabios sufís despliegan en el símbolo del corazón una obra poética de gran belleza y le atribuyen los dones de Dios. Asimismo, el Budismo e Hinduismo realizan la misma incursión en el campo del cardias como base de la mística y de la experiencia espiritual.
Todas estas referencias aluden a la capacidad que existe en todo ser humano de intuir la realidad de un evento. Esta es una actividad del centro emocional superior cuando la conciencia de la persona lo utiliza. La ciencia investiga las propiedades psicológicas del corazón como un vehículo de cognición y empieza a vislumbrar todas estas facultades que los antiguos sabios describieron en sus obras.
Al parecer, actúa independientemente, aprende, recuerda y tiene pautas propias de respuesta a la vida. Lo interesante, además, es que dispone de habilidades hasta ahora intuidas, pero todavía no demostradas científicamente.
Las corazonadas, las fuertes intuiciones que se revelan como realidades ciertas, se generan en el corazón.
Diversos autores que han profundizado en el estudio de este tercer cerebro sostienen que el ingenio, la iniciativa y la intuición nacen de él: este cerebro está más abierto a la vida y busca activamente una comprensión nueva e intuitiva de lo que más le importa a la persona en la vida[12].
Este centro no recibe información directa de los sentidos físicos. Sin embargo, la intuición alerta, guía, instruye,… a la persona en su existencia cuando aprende a escucharlo. El individuo necesita establecer una relación correcta con su corazón. En éste estriba una fuente de conocimiento directo, ilimitado, que incluso puede salvarle la vida. Uno requiere anteponer un “esfuerzo de atención” a su mundo interior para discernir los impulsos del cardias y aprehender el aroma particular de su percepción y expresión.
La mirada del centro emocional superior.
El corazón y su percepción intuitiva vierten una mirada particular sobre el hecho más allá de lo visible, atraen una sensibilidad especial y observan lo esencial en cada momento. Ante una escena cotidiana, si existe un estado de presencia, el centro emocional superior capta el instante, lo vive y siente de modo original. Este último se conmueve ante lo ínfimo como lo infinito. Un día de excursión, uno descubre la naturaleza con sus innumerables detalles; la conciencia se detiene en algún elemento y le inspira a través del corazón; contempla el momento en su totalidad. Por ejemplo: Ante un cielo estrellado intuye la inmensidad de la Creación, su primor y esplendor; Ante un pájaro, capta la gracia del vuelo, de lo liviano, su conexión con el elemento aire; La fortaleza del árbol centenario; La ciencia de la naturaleza que se organiza en la vida de un bosque, etc. El cardias trasciende el hecho físico, uno halla en él los misterios de la vida y palpita con esta última.
El corazón crea a través de su propia inspiración, elabora imágenes, ideas trascendentes, vocaciones, estados interiores de felicidad que necesita compartir con los demás. En el cardias de cada ser humano reside un artista o genio que revela una visión de la vida oculta, mágica y espiritual; Enseña un arte que se enraíza en los principios eternos de la conciencia, belleza, verdad, justicia, del amor, etc. El centro emocional superior es el vehículo que permite al individuo impregnarse de las obras de “arte objetivo” que nace de la conciencia de Ser. El corazón inspirado transmite un conocimiento superior, se conmueve ante la belleza de la obra y de su trascendencia.
Es conveniente que la persona atienda a estos impulsos de la conciencia y el cardias sea el centro y origen de los pensamientos, emociones y acciones. En su vida, el ser humano perciba aquello que lo hace feliz y el lugar que ocupa en ella le haga vibrar de alegría, lo conmueva y alimente íntimamente.
A mi padecer a menudo soy rico, no en dinero sino porque he encontrado mi obra, algo por lo que vivo con todo el corazón y que da inspiración y significado a la vida”. (Vincent Van Gogh, 1883. Educación plástica y visual, 1º ESO)
¿Qué se entiende por: “vibrar, palpitar,” el centro emocional superior? Significa que el corazón se expande, dilata, despierta sus fuegos[13] ante el reconocimiento de la Verdad o el ejemplo de Humanidad. Cada vez que algo le estremezca en el alma se alinee con su realidad y vida interior. En sus relaciones humanas y las circunstancias, la persona sienta más allá del hecho, intuya la parte íntima, aprehenda esa perspectiva genuina que lo conecta con su aspecto espiritual. En estos instantes hay una conexión con el corazón donde emergen sus valores y la persona responde a esa situación de forma inteligente, serena y adecuada. En todo momento, desde el cardias, el evento cobra vida propia y uno percibe su realidad objetiva; La conciencia del Hombre adquiere su aprendizaje, se establece la sabiduría del corazón. El individuo se inicia, según despierta estos fuegos internos, en la comprensión de su propio corazón, aprende su lenguaje particular.
El centro emocional superior posee un lenguaje propio.
El lenguaje de la Biblia, por ejemplo, es parabólico, es el lenguaje del centro emocional superior”. (Samael Aun Weor. Psicología del trabajo interior. Cap. El trabajo sobre el centro emocional).
La expresión intuitiva de esta función disfruta de unos signos propios que se confunde con la misma conciencia. Esta última es quien impulsa la intuición, pone en actividad a los centros superiores según sus características. Estas funciones gozan de su lenguaje. El corazón tiene un código especial que la persona requiere conocer. En esto estriba el auto-conocimiento, el descubrimiento de este lenguaje secreto que cada corazón humano habla desde que nació sin que la persona lo haya aprendido. Una intuición particular sensible a las propiedades del amor, de la inteligencia y la Verdad.
La literatura: mística, parabólica, alegórica, mitológica, etc. forman parte de la expresión de este centro superior y el individuo que accede a él capta y penetra la profundidad de su contenido. Asimismo ocurre con el arte que nace y participa de lo esencial del Hombre.
Los principios de este centro se relacionan íntimamente con los fuegos del amor, de la compasión, ternura, sensibilidad, amabilidad, bondad,… del estar presente al prójimo. El Amor de la conciencia existe en el corazón del Hombre y quien aprehende su lenguaje adquiere la sabiduría de la felicidad. Vicente Ferrer escribe en su obra “Encuentros con la realidad”, que todos los seres humanos tienen escrito un evangelio en su corazón.
El ser humano requiere aprender a leer este evangelio. La conciencia tiene ese privilegio.
El corazón del Hombre, el evangelio original, es más útil que el Evangelio escrito porque acceden a él y lo usan los hombres de todos los pueblos de la Tierra. Así es el Hombre. Tiene un evangelio interno”. Conócete a ti mismo”. (Encuentros con la realidad, Cap. Los dos evangelios)
El centro emocional superior y la intuición se desarrollan junto a la práctica del Amor consciente.
Este centro se desarrolla con la práctica del Amor consciente[14]. Este último es el que “debería ser” en todas las relaciones que el individuo mantiene con los demás, la naturaleza y consigo mismo, pero que en realidad no llega a ser. Uno puede reflexionar sobre su propia conducta en relación con la práctica del amor o la compasión, aunque es más fácil evidenciarlo en los demás. ¿Cómo deberían de ser las relaciones humanas?
Por ejemplo: La concepción de un niño debería ser el fruto del amor por parte de sus progenitores. Su nacimiento tendría que ser esperado con la alegría de recibir el fruto de su amor. El recién nacido debería ser cuidado y atendido con el amor que dignifica a unos padres. El infante, después adolescente y adulto de forma natural tendría que expresar este amor que recibe desde su nacimiento y que le es propio.
Las relaciones familiares: entre cónyuges, hermanos, deberían basarse sobre esta fuerza del amor y sus valores. Las amistades deberían manifestar esta cualidad para que ésta sea honrada, lo mismo se puede asentir con las relaciones con el prójimo, éstas deberían gozar de respeto, amabilidad y cortesía. El trabajo u ocupación para ganarse la existencia debería establecerse en una actividad que se ama, hace feliz, donde hubiera vocación.
Asimismo, La relación con la naturaleza, ¿no tendría que ser en el respeto, esmero y cuidado desde la siembra hasta la recogida del fruto, extendido a los bosques, ríos, mares? ¿No se debería tratar con amor a los animales que acompañan al hombre en el hábitat donde se mora?
Uno constata en este sentido ideal que la gran mayoría de las relaciones se vinculan a la fuerza del amor o compasión. Todas las relaciones humanas que “deberían ser y lamentablemente no son”, es lo que se define como el Amor consciente. Esta fuerza inteligente es la que todo individuo requiere cristalizar en su vida. Este amor perdido, incomprendido y, algunas veces, ignorado es el que transforma al ser humano en un “Hombre auténtico”. Este último es capaz de aprehender y desarrollar esta fuerza universal que mora en su corazón, convirtiéndola en una fuente de inspiración en sus vidas y relaciones humanas. Sin embargo, el amor consciente, éste que se despoja de egoísmos, miedos, apegos, celos, deseos y demás sentimientos que lo corrompen, no es fácil desplegarlo en la vida cotidiana. A pesar que un padre, una madre, se proponga honestamente amar a los hijos, en muchas ocasiones, estos son incapaces de sentirlo verdaderamente cuando un vástago los pone a prueba. De igual modo ocurre a ciertas parejas, las promesas y las buenas intenciones fluyen en los primeros años de noviazgo pero la realidad interior de los protagonistas les impide cumplirlas. Esto significa que la voluntad y buena disposición son necesarias pero insuficientes para ejercer esta fuerza del amor, por lo que la inteligencia práctica es indispensable. El amor se aloja en el corazón de todo individuo pero necesita de la conciencia para que despliegue sus principios. La vivencia del amor precisa desarrollar la imaginación creadora, inspiración y la intuición que emana de los centros superiores. Esta realidad conlleva la idea de un esfuerzo por parte de la persona que anhela ser instruido en los misterios del amor consciente. Este “esfuerzo voluntario” consiste en una atracción de la atención hacia sí mismo, estado de presencia a lo que ocurre en su mundo interior, discernir: ¿Qué surge del subconsciente? ¿Por qué? ¿Qué expresa mi conciencia? ¿Cómo entender el lenguaje de los centros superiores? ¿Cómo se expresa mi inspiración, intuición? ¿La escucho o la dejo de lado porque no la comprendo?
Estas preguntas se alojan en el fondo de toda cuestión importante de la vida de un individuo. Sin embargo, pocos son los que se las plantean y muchos dejan de lado este mundo por conocer que es el suyo propio. Entonces, en las encrucijadas de su existencia toman decisiones sin escuchar su corazón ni inspiración y, a fuerza de ignorarla, se olvidaron de su conciencia y de las virtudes que le son propias.
El auto-conocimiento, la meditación y su práctica relevan estos hechos y apuntan que los centros superiores son la fuente de cognición de aguas puras donde uno debe beber. Lo cual es imposible si el individuo se empeña en desconocer: Su realidad como ser humano, cómo funciona su psiquis, sus carencias y defectos, los principios de su conciencia, la relación existente entre el amor y la inteligencia práctica, etc. La ignorancia con respecto a los centros de la máquina humana, tanto inferiores como superiores, y la ausencia de conciencia de cómo se manejan son: “la base del sufrimiento humano”. Los centros superiores, la conciencia y el amor son la luz del Hombre.
Contraste entre centros superiores e inferiores.
Los centros inferiores constituyen la mente del sujeto y su fuente de información son los sentidos físicos. La característica más relevante es que éstos son delimitados por el mundo conocido. Es decir, cualquier dato que la mente procesa proviene de lo que es percibido y archivado en la memoria. Todas las experiencias, conocimientos adquiridos, asociaciones de ideas, sentimientos, acciones se registran en los centros inferiores. Uno los halla en las distintas memorias y el subconsciente.
La intuición, inteligencia práctica o conciencia tienen naturalezas y principios distintos a los contenidos de la memoria. Todas estas facultades íntimas se asocian a los valores propios del Hombre, aquellos que le atribuyen humanidad y se expresan a través de estos centros superiores.  La inteligencia práctica requiere expresarse en todos los centros desde los superiores hasta los centros instintivo, motor y sexual, pasando por el intelectual y emocional. Esto es posible cuando la mente se halla en un estado interior pasivo. Es decir, las funciones intelectual y emocional adquieren una actitud contemplativa, sosegada y abierta. Una actividad de la mente más allá de lo necesario conlleva un estado íntimo inadecuado a la expresión lacónica de la conciencia humana y su posible reconocimiento. La intuición no se origina por una vía racional o sentimental. Si fuera este el caso, todas las personas dispondrían de ellas y las usarían voluntariamente sin dificultad. Del mismo modo que el Hombre crea el pensamiento racional, lógico,… existe la percepción inspirada o intuitiva del objeto. Estas expresiones del centro superior disfrutan de una componente reveladora que no goza el centro intelectual inferior.
El pensamiento racional y discursivo tal como se expuso en el estudio dedicado a este centro: Produce su actividad intelectual a partir de los mecanismos que le son propios y le caracterizan: La comparación, la asociación, la diferenciación o discriminación, valoración, ordenación, clasificación. Sus recursos de información se basan en la memoria y los datos que le proporcionan los sentidos. El pensar puede ser lógico o no, sensato o no y coincidir con la realidad o no. Por esta causa, el centro racional por sí mismo es incapaz de aportar creación, revelación o desvelar algo que sale de su jurisdicción: El mundo sensual. El intelecto recorre la memoria y recompone, une, estructura, las imágenes o conceptos depositados en ella para crear elementos nuevos a partir de lo conocido. Esto se distingue como fantasía cuando lo elaborado se aleja de la naturaleza de lo real. A la actividad lacónica, perspicaz y objetiva de los centros superiores se contrapone la acción redundante e insistente de los centros inferiores, por ejemplo: En el caso de las preocupaciones.
El filósofo Rene Descartes dio una buena clave para comprender de forma intuitiva y directa la diferencia entre “intuición y razonamiento”. Esta es idéntica al contraste entre “mostrar y demostrar”, respectivamente.
Asimismo, la actividad emocional inferior: Sentimientos, emociones, pasiones, alegrías, nostalgias,… no son la corazonada, el presentimiento, la intuición,… El pálpito implica un conocimiento pleno, auténtico y verdadero de un hecho físico o una realidad trascendente, en muchos casos, sin información previa alguna.
La intuición advierte a la mente de un modo directo del movimiento real de la vida.
Sin embargo, esto no significa que los centros inferiores no se beneficien de una percepción intuitiva o inspirada. Aunque el intelecto muestre cierta dificultad en describir este tipo de experiencias debido a su naturaleza desconocida y la limitación que imponen las palabras y conceptos. En la mayoría de los casos, esto explica que el sujeto recurra a la expresión artística para compartir una vivencia íntima reveladora de una realidad trascendente[15].
Tanto el intelecto como el emocional inferior colaboran con estas experiencias intuitivas cuando se hallan en una posición de vela a las expresiones de los centros superiores.
Las diferencias entre centros superiores e inferiores son palpables por quien atrae la atención plena a cómo se rigen las diferentes modalidades de expresión de estos.
En este sentido, el estudiante requiere suficiente discernimiento para no confundir las distintas manifestaciones de los centros. Todos ellos son herramientas psicológicas que están a disposición del individuo para afrontar la existencia con éxito y “se conozca a sí mismo y su propia realidad trascendente”.
Los centros superiores son dependientes de la conciencia del Hombre.
Estas funciones participan de todas las cualidades esenciales al Hombre y le aportan dignidad. Los centros superiores ganan en percepción y expresividad cuando la mente sencilla y humilde recibe la manifestación espontánea y lacónica de la conciencia. Esto implica un estado anímico en equilibrio y sereno que advierta su expresión y aprenda a discernirla de los impulsos que surgen del subconsciente e impregnan los centros inferiores. La conciencia es inherente a los centros superiores porque se expresa a través de ellos. La primera es el principio integrador, la semilla regeneradora de la constitución humanística del sujeto. Sin conciencia no hay intuición. Cuando este principio inteligente se revela la persona adquiere lucidez. La conciencia transita por diferentes estados que se estudiaran más adelante.
Conclusión:
Las funciones superiores están disponibles a todo hombre o mujer. Estas herramientas psicológicas uno las utiliza cuando comprende su lenguaje, actividad y propiedades. En este sentido el estudiante precisa de un esfuerzo por conocerse a sí mismo, conectar con su propia conciencia. Éste sea capaz de distinguir con atención cabal que energías se expresan dentro de él mismo. De este modo podrá evitar ser engañado por sus propios perjuicios, escepticismos y deseos en los momentos importantes de su vida y cargue con las consecuencias que esto implica. Paralelamente, el desarrollo armonioso de estas facultades es una guía objetiva para el individuo que anhela integrarse con su real naturaleza espiritual.
     Tabla de ilustraciones.
Ficha-moneda grabada por François Bernier y acuñada en 1783 por la logia "Nueve Hermanas" en honor de Benjamin Franklin. Ministro Plenipotenciario de los Estados Unidos de América y ex Venerable de la Logia, con motivo de la paz en América.Descripción: Las musas se activan alrededor del templo que se alza sobre una colina rocosa, bajo el lema "De su trabajo nacerá su gloria". El otro lado muestra el retrato de Benjamin Franklin. Esta logia tuvo una influencia notable en la ideas de la revolución francesa y contribuyeron a los principios: Libertad, Igualdad y Fraternidad, junto a la redacción de los derechos humanos.

“Inspiración”, (1769). Autor: Honoré Fragonard. Localización: Museo del Louvre, Paris.
 
“Isaías inspirado por Dios”; Salterio de París, Folio 435 anverso, (975). Autor: Anónimo. Localización: Biblioteca Nacional de Francia, Paris. Esta lámina representa a Isaías inspirado en la redacción de sus textos bíblicos. Junto a él aparece la diosa griega Nix que alude a la noche u oscuridad donde uno está atrapado hasta que goza de la iluminación espiritual. Esto se alegoriza con el velo que la cubre y la antorcha apagada. Por el otro lado, Isaías esta frente a Orfeo o Apolo que ayudan a Isaías a recibir la luz con las manos abiertas a la inspiración divina. Esta actitud hace referencia a la necesaria disposición mental: Abierta, receptiva y con fe para ser iluminada.
 
“Inspiración”, (1874). Autor: Antonio Mancini. Localización: Galería de arte de Italia, Milán. 


[1] Lo que es propio de su naturaleza humana como esencial a sus valores. Atributos en los cuales se reconocen todos los Hombres.
[2] Conciencia de Ser.
[3] Principio inteligente. Capacidad del Hombre de aprehender la Verdad, causa de un hecho o estado interior de forma directa, inmediata, sin recurrir al proceso racional. Este principio creador y motriz es lo que los clásicos llamaban las musas inspiradoras de las artes y ciencias. En el romanticismo se llamó el genuis o “dios interno” del artista. Para los místicos es la unión con Dios, del alma con el esposo o amado. Los estados de conciencia se desarrollarán con profundidad en un tema monográfico posterior.
[4] Rol que cumplían las musas en la época clásica o genio como se le denominaba en el romanticismo.
[5] Aunque distintas, estas tres manifestaciones son propias de los centros superiores. En lo sucesivo, si no se apunta lo contrario, se utilizará el término intuición en lugar de repetir continuamente a estas tres.
[6]"Me dijo que había estado en esta misma situación cuando la noción de la gravedad le asaltó la mente. Fue algo ocasionado por la caída de una manzana mientras estaba sentado en actitud contemplativa. ¿Por qué esa manzana siempre desciende perpendicularmente hasta el suelo?, se pregunto a sí mismo". (Memorias de la vida de sir Isaac Newton. William Stukeley (1752). Editado en 2010 por la Royal Society)
[7] Intelectual, emocional e instintivo-motor-sexual. Para facilitar la lectura, el texto hará referencia a estas funciones como centros inferiores.
[8] La causa del evento.
[9] Este concepto se definirá más adelante. A efectos prácticos de comprensión, la mente del ser humano puede dividirse en tres partes: Sensual, intermedia e interior. Esta última recoge los datos, conocimientos y experiencias que atrae la conciencia y que son procesados por los centros superiores.
[10] El vocablo corazón proviene del latín “cor, cordis”, en consonancia del griego “kardia” sobre la raíz de la lengua indo-europea, “kerd”. Según los lingüistas, esta palabra hacía referencia al corazón, centro o medio. En sanscrito “hrid”, saltar, haciendo referencia a los saltos o palpitos de este.
[11] Estas expresiones de este centro son de distintas intensidad. Sin embargo, para facilitar la lectura, si no se indica lo contrario, se seguirá con la palabra intuición para referirse a las dos.
[12] Publicación 19 Marzo 2006: “El País semanal”, Artículo, “El valor de la ternura”. Alex Rovira Celma. Comentarios sobre la Obra del Doctor Robert K. Cooper, “El otro 90 %”.
[13] Sus principios.
[14] Trascendente, objetivo o universal, el que cualquier persona es capaz de reconocer cuando lo percibe.
[15] Esto es lo que se denomina en el auto-conocimiento como “Arte objetivo o trascendente”.

domingo, 21 de septiembre de 2014

La función sexual.
Introducción.
“El término sexo deriva del latín “sexus, por sectas”: sección, separación y aparece usado por primera vez en “De inventione I de Cicerón”. (Wikipedia. La enciclopedia libre)
Esta palabra se usaba para dividir a las personas por su género. En la antigüedad y hasta la Edad Media este término siempre se acompañaba de masculino o femenino según el caso.
En este texto no se entra a calificar al sexo desde una perspectiva moral ni de consejar lo que uno debe o no hacer con su energía sexual. Esta última pertenece al individuo y sólo él es responsable de su uso y de las consecuencias que ocasiona. El anhelo de este escrito es aclarar cómo se presenta esta función desde el auto-conocimiento. Asimismo evocar una reflexión a todo individuo o pareja que aspiran a una vida sexual equilibrada, armónica y sin agotar sus principios vitales.
El sexo es una función muy importante en la vida del ser humano en la medida que envuelve diversos aspectos individuales y sociales.
Ningún individuo nació de una idea, ni una mirada ni un beso, ni una emoción entre un hombre y una mujer. Normalmente, sólo si hubo una relación sexual entre ambos hay generación. De hecho esto último, la unión de los gametos de distinta polaridad: masculino y femenino, es lo que real y únicamente se requiere para concebir un nuevo ser. Esto sucede prácticamente en todos los reinos de la naturaleza.
La sexualidad es parte integrante de la existencia de la persona y atrae una atención especial por las consecuencias que acarrean su práctica en el ámbito biológico, ético y psicológico. Por ejemplo: En la transmisión de enfermedades, concepción no deseada, atracción física, satisfacción de instintos, demostrar y compartir afectos, proyectos de vida, problemas y mal-entendidos en las parejas, comportamientos delictivos, etc.
La energía sexual y los elementos de la reproducción de cualquier forma de vida erigen una estructura compleja. Esta función elabora, custodia y transmite los principios de la creación a su descendencia, pertenezca ésta al reino humano, animal o vegetal. El concebido hereda los rasgos genéticos y características esenciales de sus progenitores. Esta fuerza vital encierra el misterio de la creación y el poder de la vida que otorga existencia a las criaturas y a la misma naturaleza. El centro sexual comprende la transcendencia del ser humano.
El instinto es el arquitecto de la vida, quien la despliega, éste crea un habitáculo: el cuerpo físico. El centro instintivo establece los valores y constantes vitales para que la psiquis o alma (el sujeto) desarrolle su propia existencia.
Los centros: motor, emocional e intelectual son las herramientas y facultades orgánicas que la persona disfruta para desenvolverse en la vida.
Todo individuo piensa, pero él no es lo pensado. En un instante dado, uno emite muchos pensamientos y elige uno de ellos, siente por cada uno de éstos algo distinto o no y, finalmente, actúa según su coherencia. Sin embargo, el individuo no es lo que pensó, ni lo que sintió ni lo que hizo. Estos tres últimos procesos muestran su naturaleza interior y según los hechos: La conducta de la persona, su ética, inteligencia o ignorancia pero, en ningún caso, éstos son él como persona. Es necesario reflexionar sobre qué es la vida, qué es el Hombre y cómo se relacionan estos con la energía sexual.
La vida compone y une una cantidad de factores: físicos o biológicos, vitales, emocionales, intelectuales, volitivos que se disponen para uso del sujeto que la posee. Todas estas componentes del ser humano se sintetizan, están latentes y encerradas en el centro sexual. Este último actúa como una urna donde se guardan la simiente y el caudal vital de la persona. En este proceso colabora todo el organismo y se realiza desde el subconsciente. Asimismo, el desplazamiento de la energía sexual en los diferentes centros se vinculan estrechamente con la función instintiva y carga con sus características: Es autónoma, automática e inconsciente. La falta de conocimiento de uno mismo acarrea una desventaja ante la manifestación de la energía sexual en la vida. Desde su inicio en la pubertad hasta la vejez, ésta provoca todo tipo de estados interiores: Dudas, sorpresas, desequilibrios, placeres, apegos, ansiedades, dependencias, desencantos,… A pesar de todas estas experiencias, el individuo fallece sin entenderla de forma cabal. En muchos casos, el sujeto sufre toda su existencia por las incoherentes pulsiones de su propia libido.
La vitalidad de la persona e instinto sexual se asocian a esta función porque en ella reside la fuente de la vida. El sujeto precisa aprehender por sí mismo “cómo el modo de existir y de ser” afecta a esta síntesis o código genético y vital. Advertir como el ejercicio de los factores internos enraizados[1] en la psiquis y los ambientales atañen al propio dinamismo del individuo y, como consecuencia, si fuera el caso a la generación de una nueva criatura.
“La energía sexual contiene en sí misma el prototipo viviente del legítimo Hombre solar, que al cristalizar en nosotros nos transforma radicalmente”. (El Parsifal develado. Cap. La fuerza sexual)
El centro sexual es el depositario de la vida y todo lo que órbita tanto dentro como fuera de la persona imprime una huella en esta función[2]. Cualquier mal-uso o abuso produce sus efectos tanto en su asiento vital como en la calidad de su simiente. Esto implica que la ignorancia de las componentes energéticas y las propiedades intrínsecas del centro sexual conlleva problemas en los diferentes ámbitos de la existencia[3].
El centro sexual y la relación con los demás centros.
La función sexual tiene su centro de gravedad en los órganos creadores, en él participan el sistema nervioso vegetativo y el hipotálamo dependiente del centro instintivo. La velocidad de acción de este centro es la más veloz e intensa de todos.
De hecho, las pulsiones sexuales se instalan de forma imperceptible en las demás funciones: intelectual y emocional, sin que el individuo las detecte. Aunque en los hechos, la persona se consume por un afán profundo que atribuye a su propia voluntad de amar o de acceder a una relación. Sin embargo, esta inclinación se origina en el centro sexual pero su carencia de observación conlleva que la ignore. Este centro sigue el patrón de la función instintiva, es susceptible y dependiente de los sentidos, las sensaciones y, por lo tanto, de la información que le proporcionan.
Este proceso conduce a un individuo a enamorarse y desamorarse con facilidad. Cuando la energía sexual se introduce en el centro emocional uno confunde inconscientemente el amor con el deseo; Si éste impulso se instala en la función intelectual nacen las fantasías eróticas envueltas en el romanticismo y las ilusiones que se proyectan en el futuro. La actividad subconsciente del cerebro “instintivo, motor y sexual” impregna amplios campos de la vida que el sujeto es incapaz de observar. Por un lado, éste siente el amor pero una vez que se satisfacen los deseos o las pasiones se agoten, progresivamente, se pierde el interés. El vigor de la relación se diluye y se sustituye por otras prioridades. Esto conlleva a la pareja a las dudas, decepciones, incluso a la rutina.
En otros casos, la persona vive junto al amor su pasión. Cuando el amor no es capaz de mantenerse despierto, las relaciones languidecen. La mayoría de las frustraciones amorosas nacen de un desconocimiento de la energía sexual y cómo ésta opera en los demás centros. Contrariamente, la relación no decae, si el amor despliega sus valores y mantiene presente su expresión vital, tierna y perseverante.
Asimismo, existen las relaciones basadas en el sexo por él mismo que cuando son mutuamente advertidas entre personas adultas sobra cualquier valoración. Este análisis hace referencia y vierte cierta luz al porqué uno sufre a causa de ignorar los funcionalismos del centro sexual.
El centro sexual y su desarrollo en la adolescencia.
Este centro es el último en desarrollarse, empieza su manifestación en la pubertad y alcanza su madurez años más tarde según cada individuo. El adolescente se enfrenta a unos cambios en todo su organismo: físico, instintivo, hormonal y psicológico sin una verdadera información sobre este centro y sus características.
Cuando un niño entra, progresivamente, en la pubertad la consecuencia más patente es  el cambio de su visión con respecto al sexo. Este interés por el propio sexo y, normalmente, por el opuesto provoca en el púber un cambio de actitud, incluso de carácter, y de relación con las personas que le rodean. La adolescencia es un periodo de transición donde un niño deja de existir para que nazca progresivamente un adulto. Este proceso se halla bajo el impulso de la fuerza sexual e instintiva que empieza a despertarse para permanecer activa en la vida del individuo.
Los padres tienen cierta dificultad en aprehender a sus niño/as como personas que se inician en la esfera sexual. Este hecho es comprensible. La reacción más común es prevenir a los hijo/as sobre las relaciones con los chico/as asociándola a los embarazos prematuros o a la prevención de enfermedades, etc. En realidad, éstos transmiten a los hijo/as sus miedos, ansiedades, preocupaciones sobre esta cuestión. Paralelamente, en la escuela se aboga por una amplia información sobre los órganos reproductores, concepción y formación del bebé; anticonceptivos, etc.
Pero la cuestión es: ¿Cómo experimenta este proceso el sujeto que lo sufre? Lo común es vivirlo en la soledad, entre las bromas y comentarios de lo/as amigo/as, conocido/as, a la sombra de la pandilla o las advertencias de los padres, etc.
Cada uno tendrá su experiencia y a ésta se remite el texto. ¿Cómo se superó la adolescencia? ¿Cómo se vivieron las primeras experiencias donde intervino el centro sexual? ¿Qué hábitos se generaron, costumbres, inquietudes, necesidades, aversiones,…? ¿Con qué estado interior se afrontaron estos años? ¿Qué tipo de información psicológica del sexo se dispuso?
La adolescencia es un tramo de la vida pero muchos jóvenes quedan, en el ámbito psicológico, marcados[4] por sus experiencias. Esta fase de la existencia es un aprendizaje pero pocos lo asumen y entienden como tal. Este desarrollo y expansión de la energía sexual no es comprendida por los protagonistas, ni los tutores ni los padres ni la sociedad[5].
Muchos post-adolescentes permanecen fascinados por las primeras vivencias del nuevo escenario que se abrió ante ellos. La energía sexual es un mundo desconocido que es esperado con una visión de: Aventura, experimentación, satisfacciones, placeres, ilusiones, descubrimientos, pero también, dudas, recelos, etc. Este se acompaña de una iniciación a nuevas actividades, sensaciones, emociones, afectos, frustraciones,… donde anteriormente fueron espectadores y ahora son los protagonistas. Es el mundo de los adultos pero sin serlo. Entran en este terreno: Sin madurez, experiencia, comprensión del universo que les rodea ni de las consecuencias que las acciones de hoy acarrean en el mañana. Por eso es tan complejo para todos los actores de este escenario.
El camino de la pubertad es un viaje extraño donde convergen diferentes aspectos humanos que acompañan a la energía sexual en expansión: Emergen las ansias de libertad; Nace la independencia, comúnmente, desde una perspectiva irresponsable o/y egocéntrica; Surge la rebeldía a todo lo que supone una limitación o considera injusto, hipócrita, falso; Observa y juzga las actitudes de los demás con severidad, en oposición, a sus comportamientos que los califica como justos y necesarios. Ciertamente, la transición de la adolescencia hasta la edad adulta es confusa. La causa reside en que paralelamente a la aparición de la energía sexual, se libera y emancipa el “vigor de vida” y, junto a él, el subconsciente entra en acción. Esto significa que toda esta energía se halla disponible a ciertos factores que el mismo púber o joven desconoce de sí mismo. Por este motivo, muchos adolescentes se sienten atraídos por ciertas actividades, sensaciones, temas e inquietudes. Algunos niños que son más o menos responsables, estudiosos, obedientes… dejan de serlo. Otros, que nunca lo fueron, en esta fase sus características psicológicas se acentúan, son más patentes e intensas. Y, finalmente, la excepción es que unos pocos que siempre lo fueron ahora lo son mucho más.
El subconsciente es la parte desconocida de sí mismo, es la parte más inferior del cerebro: instintivo, motor, sexual. Cuando la función sexual inicia su desarrollo igualmente se adhiere lo inconsciente. Ciertos individuos se relacionan con esta parte desconocida con más lucidez que otros. En realidad, nadie enseña a un adolescente que su transformación física y psicológica proviene de la expresión de una fuerza vital que irrumpe desde su subconsciente. Esta, en muchos casos, es incontrolable y se precisa de una plena atención a sus propios deseos, pretensiones, afanes, apetitos, etc. Si uno anhela que éstos no se adueñen de la psiquis. Muchos jóvenes determinan su vida futura a partir de estas motivaciones. Los hábitos, defectos, dependencias, costumbres y decisiones del modo de ver, sentir y pensar la existencia se adoptan en este periodo de la vida. De hecho, el mal-uso y los abusos de la energía sexual empiezan en ese momento.
La adolescencia es un despertar, sólo depende de él determinar a qué y de qué modo. Por esta causa, los adultos sólo pueden asistir a éstos en la medida que ellos lo anhelen y estén abiertos a escuchar.
Desde el auto-conocimiento, por parte del adulto que vivió esta fase de la vida, es conveniente reflexionar sobre ella en meditación. Visualizar en la pantalla mental los escenarios en sentido opuesto a cómo se generaron. Es decir, rebobinar la película llamada adolescencia y mirarla como un espectador. Sin juzgar lo bueno o malo que fue, sólo observar y comprender que factores psicológicos intervinieron en ella. ¿Hubo egocentrismo, miedo, despotismo, imitación, celos, envidias, generosidad, sinceridad, amor, lascivia, etc.?
Las vivencias de esta época se hallan en el subconsciente y aunque uno las tiene olvidadas, en algún momento pueden resurgir si uno no las comprendió cabalmente. Toda existencia orientada en un sentido se rectifica cuando el sujeto atrae suficiente luz a ésta y emprende un esfuerzo por conocerse a sí mismo en sus carencias, hábitos y virtudes.
El centro sexual, el instinto y la expresión de la sexualidad.
“La Organización Mundial de la Salud define sexualidad como: Un aspecto central del ser humano presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los roles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, roles y relaciones interpersonales”. (Wikipedia, la enciclopedia libre)
La sexualidad es una actividad fundamental en la vida humana y el auto-conocimiento atrae la atención sobre su práctica y características. Este centro posee la propiedad de la creación o reproducción de un nuevo ser. Si los seres humanos obvian esta realidad, la especie desaparece. Esto significa que esta función es relevante tanto en lo particular como en lo general, porque concierne al desarrollo de la humanidad.
Ø  Empezando por lo segundo, en lo que concierne a la especie humana y su desaparición, la naturaleza dotó al cerebro instintivo-motor-sexual de ciertas propiedades para enfrentarse a esta contingencia. A tenor de los resultados, estos rasgos del instinto sexual funcionan con un alto grado de éxito. La prueba es que sobre la Tierra hay más de 7.000 millones de habitantes.
¿Qué tiene el sexo que funciona tan bien a nivel general? La naturaleza tiene previstos unos ciclos biológicos para regular su buen funcionamiento y marcar unos ritmos a las especies que la habitan. Según se adentra la primavera la vida irrumpe en efervescencia tanto en el reino vegetal como en el reino animal. Esto significa que el instinto reproductor de los animales obedece a un impulso cíclico y poderoso para prevenir la supervivencia de la especie.
“Para la mayoría de las especies de mamíferos salvajes, la perpetuación de la especie constituye uno de los objetivos esenciales de la reproducción, la cual se desarrolla bajo la influencia del medio ambiente. Los efectos del medio ambiente repercuten sobre el potencial genético de los individuos, determinando durante el año los períodos de reproducción así como su intensidad”. (P. Chemineau. Conferencia de clausura en las sextas Jornadas internacionales de Reproducción Animal e Inseminación Artificial, Salamanca)
Los seres humanos no tienen un periodo asignado para su reproducción. Sin embargo, a través de la evolución, los genes han heredado un instinto sexual con ciertas características. Este posee una fuerza vital innata, poderosa, veloz, involuntaria e irracional. El Hombre es un ser racional pero las funciones instintiva y sexual no lo son. Estas últimas se rigen por unos biorritmos de máximos y mínimos. Cuando estos están en un nivel alto, el instinto sexual está más activo y esto lo percibe la persona en los demás centros; el emocional y el intelectual. Es decir, este dinamismo se traduce en la presencia o carencia de un impulso, deseo sexual, que conlleva un pensar y sentir condicionado por éste. Esto enseña que la observación, el equilibrio, la temperancia, el control y la comprensión de lo que sucede en el mundo interior es una competencia del sujeto que los experimenta. Uno lo conseguirá con objetividad según la madurez, inteligencia y valores que despliegue en este momento.
Lo común en los seres humanos es que el dinamismo sexual desde la pubertad se haga manifiesto. Un/a joven o adulto/a que goza de buena salud no podrá eludirlo, este impulso involuntario es un proceso que se aloja y genera en el subconsciente. El individuo está bajo la acción de una pulsión innata del centro sexual que expresa su naturaleza instintiva e inconsciente. Esto tiene su raíz en el “instinto de conservación de la especie” transmitido por el proceso evolutivo.
Sin embargo, el hombre y la mujer tienen alma humana. Estos requieren educarlo a través del desarrollo de una acción inteligente; Comprender y adiestrar esta herencia genética propia del reino animal que, dentro de la estructura mental de la persona, se halla en un estado primitivo y rudimentario. Sin una formación psíquica adecuada uno sufrirá los efectos de estos ciclos vitales, con sus altos y bajos, del centro sexual sin la comprensión ni las herramientas para su control y equilibrio. Esto acarrea respuestas convencionales que llevan a la frustración, represión o la permanente presencia del deseo que, en realidad, no llega a satisfacerse. El desconocimiento y la relación inapropiada con este funcionalismo natural pero inconsciente del instinto de conservación originan en ciertos casos trastornos en la personalidad. Algunos de estos desequilibrios son leves, otros son más graves. Ciertas personas reaccionan de forma condicionada ante el sexo opuesto: Incomodidad, ansiedad, complejos de superioridad o inferioridad, incapacidad de relación natural, evitación, obsesión, temor, celos, acoso, etc. Muchas de estas perturbaciones terminan en patologías. Cuando éstas son muy graves se cae en los entresijos del subconsciente, la persona entra en su propio infierno y, en muchos casos, involucra a los demás. Esto sucede cuando el individuo adopta conductas delictivas para satisfacer sus deseos, frustraciones, fantasías, etc.
Ø La decisión o acción de tener descendencia es personal. Normalmente, una pareja no son padres por el anhelo de colaborar con la especie. En este sentido, la naturaleza estableció una contingencia: La reproducción requiere de una colaboración. Una persona sola no puede tener hijos[6]. Este hecho crea en el ser humano todo un proceso de socialización. La pareja o familia se constituye como una célula social. Cuando ésta decide tener un hijo requieren unirse sexualmente, el instintivo, como los demás centros, colabora para que se culmine con la fecundación. Este uso del centro sexual es el indicado, adecuado, a su naturaleza. Con esta acción el instinto sexual cumple con su razón de ser. Con esta labor, todos estos impulsos del subconsciente: involuntarios, innatos e irracionales contribuyen con los anhelos y proyectos de la pareja.
Una vez comprendida esta realidad, desde una perspectiva humana particular y no instintiva sexual, se plantean varios interrogantes: ¿Cada vez que una pareja tiene relaciones sexuales es para tener una descendencia? ¿Qué causa lleva a una pareja anhelar un hijo? ¿No es compartir su amor y trasladarlo en una criatura que sea fruto de éste y de ellos mismos[7]? Si es de este modo, entonces, ¿por qué la naturaleza instintiva sexual sostiene continuamente sus biorritmos? Uno requiere reflexionar sobre estos hechos.
El auto-conocimiento evidencia que la energía sexual puede y debe utilizarse en algo más que la reproducción. La convivencia de una pareja se fundamenta en el compartir. Esta acción se enraíza en el amor. Un hombre y una mujer unidos en la vida comparten todas las cuestiones que son propias a ésta: Casa, facturas, proyectos, comidas, tiempo libre, vacaciones,… y junto a todos estos asuntos expresan el amor que sienten el uno por el otro. Asimismo, esta expresión implica la sexualidad. La pareja se une sexualmente dentro del ámbito del amor, trascendiendo este instinto sexual, lo canaliza bajo una perspectiva distinta a la satisfacción o el deseo. Desde esta experiencia se abren las puertas de la ternura, los afectos y el cariño en la expresión más poderosas e intensas que la misma naturaleza ofrece al género humano. Desde el auto-conocimiento es colocar el instinto sexual y todos sus biorritmos al servicio del amor. Opuestamente a la influencia del culto hedonista[8] muy expandido en esta época a través de las modas, el arte y medios de comunicación, cine, T.V., etc. La expresión de la sexualidad desde una perspectiva hedonista causa que el instinto sexual se halla al servicio exclusivo de la libido y el sujeto no se halla presente a su acción. Éste se olvide de sí mismo. Esta falta de atención deriva como consecuencia al mal-uso o el abuso de este centro de las más diversas maneras.
Los biorritmos o la cronobiología.
“Los ritmos biológicos de los seres vivos son un producto adaptativo de la evolución biológica al denominado ritmo cosmo-climático, que presenta una periodicidad inmutable. Dicho ritmo está formado por la conjunción del ritmo solar, del ritmo lunar y del ritmo terrestre”. (Cronobiología. Wikipedia, la enciclopedia libre)
Desde el exterior, el organismo es sometido a diversas influencias celestes debido a la dinámica planetaria. El principal agente es el solar debido al giro de la Tierra sobre sí misma. Este crea una alternancia día-noche y con su traslado establece las estaciones. Esto afecta al ser humano y determina diferentes actividades y ritmos en el ámbito: físico, biológico y psíquico.
Lo común es que el ser humano duerma por la noche, el cuerpo descanse, y por el día desempeñe sus actividades. Esta reiteración en la vida de la persona implica que el instinto se adapte a este proceso rítmico que proviene de una organización de la naturaleza. Esto incide sobre ciertas glándulas, principalmente, la pineal, que es sensible a la luz, en esta se deposita el reloj interno que marca un ritmo biológico y lo ajusta con el ambiental.
Los marcadores biológicos o instintivos en el organismo son variados, los cuales instauran una coordinación de las funciones y unas polaridades de sus movimientos. El sistema nervioso vegetativo participa a través de sus componentes: El parasimpático y el simpático. Por otro lado, existe el ritmo cardíaco, el cual rige la circulación de la sangre. Esto indica que todo el cuerpo se regula a través de un proceso dual de máximos y mínimos, de alternancias. Esta coordinación cíclica también está presente en el centro sexual, el cual tiene su propio biorritmo del mismo modo que todos los centros. Muchas personas lo ignoran y se sorprenden o preocupan cuando en un pequeño periodo de tiempo su energía sexual aumenta o disminuye, lo que está dentro de la naturaleza del organismo.
Por otra parte, en ciertos individuos esta sucesión de ciclos altos y bajos no alcanzan un nivel suficiente de alternancia. Es decir, el sujeto percibe su energía sexual de forma continúa o ésta siempre se halla ausente. Esto conlleva dos tipos de comportamientos con respeto al instinto sexual. Los primeros observan una gran dificultad en controlar este deseo continuo a nivel psicológico, el cual se mantiene presente involuntariamente. Los segundos no sienten ningún apetito sexual. La libido no actúa, su nivel de expresión siempre está bajo mínimos. Esto atrae la idea de un ser asexuado como cuando uno es un niño, sin instinto sexual. Estos estados de expresión del centro sexual aparecen por una causa innata, disfunción biológica o psicológica.
En todo caso, el individuo precisa observar detenidamente este proceso cíclico en los diferentes centros del organismo. Si uno tiene ciertas dudas sobre la función sexual, lo mejor es consultar con un facultativo, si le interesa descubrir la causa de sus inquietudes que puede contribuir o no a un desequilibrio de su personalidad.
En general, los ciclos biológicos son un modo de regulación natural de la vida y, en este sentido, el ser humano requiere descubrirlos, respetarlos y, según el caso, controlarlos.
La energía sexual y los valores humanos.
Desde una visión de emancipación interior, equilibrio psicológico y del anhelo de experimentar la felicidad, paz y armonía, la energía sexual requiere orbitar bajo la esfera de Venus[9]. Esto significa que la sexualidad del individuo necesita estar presente a esta fuerza del amor y expresarla tanto en la vida diaria como en la intimidad. Si la convivencia de la pareja no se fundamenta sobre esta sólida base del amor, entonces la sexualidad no gozará de sus virtudes. Sin el amparo de esta energía inspiradora, creadora y que aporta la vivencia de la felicidad, se desenvuelven otras maneras distintas de vivir y practicar la sexualidad.
Por ejemplo: Muchas parejas debido al paso del tiempo, las obligaciones, dificultades, los hijos,… viven su relación desde la perspectiva de la rutina. Se espacian en el tiempo las expresiones de ternura, del detalle, la atención, el humor, sacrificio, la generosidad, etc. Si en lo cotidiano uno percibe y vive su relación de pareja desde la costumbre y se deja arrastrar por algún sentimiento de desencanto de la vida, de igual modo, se expresará su sexualidad. Estos estados psicológicos donde el amor no es el protagonista ni está activo afectan a la vida sexual del individuo o la pareja. En estos casos, la sexualidad responde a un apetito mecánico e instintivo en acorde a los ritmos naturales de este centro o por alguna circunstancia ocasional.
Opuestamente, uno puede reflexionar sobre el supuesto amor tipificado por las películas y demás manifestaciones artísticas expresado desde la pasión. La pareja se ubica en el “Eros emocional”, de la sensualidad y satisfacción del instinto. La energía sexual o fuego se halla sin control, arde y consume la auténtica llama del amor que se sustituye por el deseo y las sensaciones. Esta pasión genera estados íntimos contradictorios que se cimientan en el centro sexual, huyen del sentido común y atraen escenarios llenos de conflictos en diferentes direcciones. La mayoría de estas relaciones fracasan porque no se fundamentan en el amor sino, más bien, colocan el amor al servicio de los fervores de las satisfacciones y se viven desde la subconciencia. Las parejas interpretan escenas de amor y odio, celos, miedos,… aparece la incertidumbre. Estas acaban con la relación pero, más tarde, se vuelven a unir, se vive en el desequilibrio, la inconstancia, etc. Muchas parejas terminan ante un altar pero, muchas más, finalizan en la decepción y el desencanto del amor. Éste último es la víctima inocente del auto-engaño del ser humano y de su propia ignorancia sobre el centro sexual. Estas experiencias son típicas de la juventud a causa de la falta de madurez personal ante esta fuerza poderosa y desconocida del “instinto sexual[10]. La persona requiere de una instrucción sobre los principios creadores que se hallan dentro de ella y pueda canalizarlos de forma adecuada a través de una observación y conocimiento de sí mismo.
El sexo no es sólo un patrimonio humano, en el reino animal también se expresa pero siempre es instintivo sin posibilidad de transformación. En el ámbito racional, según el individuo o pareja incorpore más elementos humanos a su sexualidad más equilibrada será. Una relación de pareja donde se concentre y coordine armoniosamente: La sensualidad, el afecto y lo racional será cada vez más humana. Sin embargo, sin las virtudes del amor no será trascendente. Porque esta última somete lo sensual, emocional e intelectual al amor y al desarrollo de sus propias virtudes. Esta expresión de la sexualidad evocada desde una trascendencia se conoce como “sexualidad trascendente”, si su progresiva vivencia cristaliza como Amor consciente. Este es un proceso que se descubre y plasma en la medida que el amor que uno carga en su interior es capaz de vivificarse con su propia inteligencia, serenidad y equilibrio. Un despliegue de virtudes que cada componente de la pareja necesita desarrollar en la intimidad de su ser y anteponer su humanidad a sus egocentrismos, deseos y apegos.
El Amor consciente es aquel que emana del corazón. Este se halla ausente de los centros inferiores. El instinto sexual lo desconoce, su propiedad se restringe a la conservación de la vida y ésta se realiza desde el subconsciente. El instinto sexual no está despojado de los estados egocéntricos, la búsqueda de sensaciones y la satisfacción personal. Contrariamente, esto es lo que enseña el amor cuando se sublima y se convierte en conciencia. Esta sexualidad se conoce en el auto-conocimiento como tantrismo.
La ética, el amor y la sexualidad.
El goce sexual es un derecho legítimo del ser humano[11]. Su expresión no necesita restringirse por una moral o ética sino, más bien, dotarse de una educación. Toda moralidad se halla dependiente de factores circunstanciales. Cualquier persona puede remontarse en el tiempo o viajar por ciertas latitudes del globo terrestre para constatarlo. Esta realidad significa que muchas de las morales impuestas en el ámbito social o religioso se alejan considerablemente de lo justo, objetivo y propio de la naturaleza esencial del Hombre. Esto sólo cambiará cuando la Humanidad despierte al hecho que lo externo a uno mismo e impuesto por lo demás es engañoso ante la auténtica condición humana. Excepto que esta ética redunde en una correspondencia con su naturaleza y la persona la descubra por sí misma. Aunque esto es imposible si antes el individuo no despierta su auto-conciencia.
Una nueva criatura se construye por la acción inteligente del centro instintivo. Sin embargo, no dispone de existencia independiente. En el nacimiento, al bebé le cortan el cordón umbilical, respira su primer hálito y, en este instante, se establece un valor imprescindible de la propia vida: “La autonomía y la facultad de desarrollarla”. En este primer momento y el caso del ser humano es sólo biológica. Pero, más adelante, el mismo crecimiento psíquico-fisiológico del niño incorpora la expresión de una “conciencia independiente”. Este principio inteligente es autónomo, objetivo y auto-consciente, aporta todos los valores propios del Hombre. Su crecimiento es paralelo al emocional, motor e intelectual. Esto explica porque existe un dualismo en el infante: Por un lado, resplandece la luz de su belleza interior y, por el otro, se expresan los deseos caprichosos, la desobediencia, intransigencia, impaciencia, etc.
El proceso de desarrollo de la auto-conciencia en el niño detiene su crecimiento porque, en el ámbito psicológico, éste adopta las pautas de conducta ambientales que la solapan. Estos patrones aprendidos de la familia, sociedad y las más diversas influencias conformarán su personalidad y este principio inteligente o anímico se olvida. Esto sucede en todos los individuos. El desarrollo de la chispa psíquica o anímica se reanuda en el momento que por diferentes circunstancias o inquietudes éste se plantee una emancipación interior.
Esto significa que la sexualidad del individuo se halla atrapada siempre entre ciertos patrones que son el reflejo de la época en la que vive. Estos son relativos, subjetivos y circunstanciales. Sin embargo, existe una fuerza que no cambia con los tiempos: el Amor. En el auto-conocimiento se denomina Amor consciente precisamente para distinguirlo de las modas. Este Amor trascendente es una aspiración del Hombre o la Mujer que anhela una transformación interior. Esta inteligencia y fuerza se halla en su interior de forma latente. Tal como se explicó éste detuvo su crecimiento en pos de la personalidad y por esta condición no es autónomo ni consciente. Este requiere de un desarrollo por medio de un esfuerzo particular.
Las bibliotecas están llenas de tratados sobre el amor. En este escrito sólo se expone lo indispensable y lo que el sentido común revela a cualquiera persona que dispone de él. El amor se reconoce por su naturaleza y los valores que despliega. Uno puede engañar a una persona con las palabras y actitudes, incluso a sí mismo con sus pensamientos y emociones. Sin embargo, el discernimiento observa que el amor se distingue por los hechos. Estos últimos indican claramente la naturaleza del amor porque establecen una realidad. Los hechos, por lo tanto, muestran el afecto, la atención, constancia, equilibrio, imaginación, sacrificio, humildad, generosidad,… Valores humanos que son dignos de compartir con cualquier persona, amigo y, mucho más, con la pareja que uno ama. El amor consciente es Universal y por eso todos lo advierten. Esta expresión anida en el corazón de todo sujeto, espera la emancipación en una relación de amor con otro ser. Asimismo, ésta misma vivencia de corazón se extiende y transforma en su naturaleza hacia una actitud comprensiva y compasiva por los demás.
La sexualidad y su ética se encuadran dentro de este contexto de expresión del amor con todos y cada uno de sus valores. El amor consciente es un compartir en todos los niveles de la existencia y es una energía creadora que refuerza la auto-conciencia, autonomía y objetividad porque son propias de su Esencia o alma. La consecuencia de una sexualidad trascendente es una vida interior que, poco a poco, llena de paz, armonía y felicidad a una pareja aunque esta tenga graves dificultades. El amor consciente asume los retos de la vida y es una inspiración en sí misma para sobrepasarlos.
La conciencia es una facultad que se halla dentro del ser humano. La ética de la conciencia es una experiencia de Ser que uno vive por sí mismo. La conciencia humana se reconoce en su propia naturaleza, la cual es su Esencia. Esta última y el amor son de una misma sustancia.
Este significa que la sexualidad desde el auto-conocimiento es una visión completamente distinta a lo transmitido por los medios audiovisuales, comerciales, sociales y religiosos. Los primeros confunden al individuo y propagan una sexualidad sin responsabilidad ni valores humanos. Y, los diferentes cultos, cargan a los fieles dentro de sus posibilidades de una moral o unos patrones de conducta que la encierran o restringen en unos moldes.
“La conciencia de la separación humana -sin la reunión por el amor- es la fuente de la vergüenza. Es, al mismo tiempo, la fuente de la culpa y la angustia”. (El arte de amar. Cap. La teoría del amor. Eric Fromm)
Una energía sexual que se expresa según la órbita del Amor consciente aprehende aquello que es digno de su condición. El estado de presencia indica a la persona cuando uno se halla ante una expresión instintiva, automática e inconsciente de su sexualidad y que se aleja de los parámetros del amor. Este alejamiento es el que provoca el mal-uso y el abuso de la energía sexual que el individuo requiere descubrir por sí mismo.
El mal-uso y el abuso[12] del centro sexual.
En su proceso instintivo, la función sexual responde de modo semejante a los efectos que se derivan de la alimentación. Cuando más come uno y se satisface, al siguiente día, más hambre tiene. De este modo, el individuo desarrolla unos patrones alimenticios. El abuso se instala de manera reiterada sin que la conciencia de la persona lo perciba. ¿Cuándo el sujeto es consciente del abuso de nutrición? La báscula es la que vierte luz sobre el aumento de peso. Desde ese momento, si uno anhela reducir peso, precisa estar presente a la hora de nutrirse y observar lo que come. Asimismo, el sexo cuanto más acrecienta su practica, el instinto encuentra mayor satisfacción y, por lo tanto, más impulsos genera para alcanzarla. Incluso, el sujeto busca sensaciones nuevas, investiga y le atraen las novedades que puedan satisfacer aún más los sentidos.
La causa es similar a lo explicado en el estudio del centro instintivo. Cuanto el instinto sexual entra en acción dirigido exclusivamente por los sentidos y las satisfacciones uno no atiende a detenerse cuando el mismo centro lo indica. A partir de este instante se produce el abuso. Esto acarrea una modificación del instinto y, por lo tanto, de las sensaciones y del deseo. La psiquis induce, por un lado, una sobrevaloración del deseo, un apego a la satisfacción que experimentó y, por el otro, las sensaciones y percepciones diluyen su sensibilidad. El instinto se adapta al abuso. La consecuencia es que en la próxima relación éstas requieren más estimulación para sentir las mismas sensaciones y vivir el mismo alborozo. Esto encadena con una búsqueda de todo tipo de prácticas que entran de lleno en un mal-uso y abuso del cerebro instintivo-motor-sexual. Contrariamente, si la pareja entra en un conformismo, su práctica sexual se acomodará a una rutina.
Comúnmente, cuando uno es joven comete una gran cantidad de abusos y, no cabe duda, que los excesos de la juventud se pagan en la vejez. Muchas de las disfunciones sexuales y enfermedades ligadas a este centro aparecen a lo largo de la madurez por estos excesos. El mal-uso y el abuso del centro sexual conllevan un agotamiento de la energía o potencia sexual, en concreto, y de la vitalidad del organismo de la persona, en general. Esta conductas sexuales basadas en el hedonismo y la satisfacción sensual olvidan la fuerza del amor, por ese motivo no pueden evitar los excesos. Esto significa que buscando la satisfacción se termina, en muchos casos, en la insatisfacción y el desencanto. Entonces, el paso siguiente a una nueva o variada experiencia se encuentra en sustituir la pareja, tener diferentes relaciones al mismo tiempo o según se presente ocasionalmente. En estas circunstancias, el individuo tiene muchas dificultades en encontrar el equilibrio, la serenidad y la felicidad. La causa de este desencuentro con lo esencial de la naturaleza humana es que el sujeto se inició en este ciclo de su vida sexual renunciando al amor auténtico.
Cuando el ser humano utiliza el centro sexual fuera de su órbita, éste hace un mal-uso de él. Esto sucede en el momento que algún factor psicológico lo utiliza para expresarse a través de éste. Por ejemplo: Para demostrar superioridad; Seducir por un interés material, Practicar sexo por comercio; Por auto-estima y sentirse bien consigo mismo y/o presumir; como un ascensor social y prosperar a través de una relación; etc.
El sexo establece muchas problemáticas en esta sociedad. Es fuente de desequilibrio, insatisfacción, traumas, fobias, malentendidos,… tanto en los individuos como en la parejas. Este atrae problemas de convivencia. Es causa de separaciones, divorcios, discriminaciones por sexo, acoso laboral, vidas dobles porque el sujeto se refugia en un complemento sexual, hijos no deseados ni queridos o abandonados, abortos, control de natalidad, trasmisión de enfermedades, etc.
Asimismo, éste se halla en el centro de actividades y conductas inhumanas como son: Las agresiones o violaciones, la violencia machista, la pederastia, la trata de mujeres, etc. Una enorme cantidad de despropósitos y crímenes fundamentados en la falta de educación, de conocimiento de sí y de una sociedad sumergida en la inconsciencia con respecto a la cuestión del instinto sexual.
En otras latitudes, donde escasean o son inexistentes los derechos humanos, la realidad en relación al conocimiento y uso de la función sexual es todavía más alarmante sobre todo hacia la mujer. En muchas partes del mundo se hallan: Los crímenes de honor, las lapidaciones por adulterio, la ausencia de libertad o sumisión sexual, los matrimonios concertados, la mutilación de órganos genitales de las niñas, etc. Una cantidad de patrones culturales y tradiciones ancestrales donde la referencia y base de estas barbaries se originan desde el trasfondo sexual y de la ignorancia de los factores que los mantienen.
La sociedad y el centro sexual.
“Cuando la sexualidad se utiliza en la publicidad, ciertos valores y actitudes hacia el sexo están necesariamente vendiéndose junto con el producto”. (Sexo en publicidad. Wikipedia, la enciclopedia libre)
Desde los albores del siglo XX, la cuestión sexual adquirió importancia científica, principalmente por los estudios que realizó Sigmund Freud. Este desarrolló una teoría de la sexualidad donde destacaba su importancia e influencia en la conducta general del individuo. En términos prácticos, el fundador del psicoanálisis descubrió y dio a conocer parte del funcionalismo psíquico del ser Humano y la relación existente entre el subconsciente, el instinto y centro sexual.
Este descubrimiento y su posterior difusión encaminaron a incluirlo en las diferentes manifestaciones humanas donde se deseaba atraer la atención o despertar un interés especial. El desarrollo de la revolución industrial consiguió una enorme variedad y cantidad de productos. La industria tuvo la necesidad de difundir la existencia y propiedades de sus artículos para atraer la atención del público y proceder a su venta.
Con el paso del tiempo se comprobó la efectividad del empleo de los modelos sexuales como herramienta de persuasión para conseguir sus propósitos. Hoy en día es una evidencia la utilidad del sexo como reclamo en la publicidad, marketing, manifestaciones artísticas, literatura, modas, música, cine, radio, TV., etc.
“Es importante entender que la publicidad está inmersa en nuestra cultura de forma inseparable. Lo mismo que no seria imaginable la publicidad en su forma actual en un contexto distinto de la sociedad capitalista de finales del siglo XX, tampoco ésta tendría su estructura actual si no existiera la publicidad”. (Sexo en publicidad. Wikipedia, la enciclopedia libre)
La publicidad y demás agentes de la sociedad que utilizan los prototipos sexuales han convertido al sexo en un elemento manipulador de la psiquis. Esta utilización indebida de esta energía creadora se alza como una fuente de hipnosis para inducir o sugerir el consumo. Esto conlleva a fomentar una mentalidad que la banaliza y determina una forma de ver, sentir y pensar el sexo lejos de su realidad humanística, objetiva y ética.
La propaganda, los bienes de consumo lúdicos se orientan desde la infancia y están presentes en la adolescencia y juventud: Los video-juegos, cómic, cine, música, modas, series para adolescentes, jóvenes,… se sirven de modelos y roles caracterizados hacia una imagen que estimula la inconsciencia[13]. El continuo bombardeo de imágenes relacionas con los patrones sexuales influencia a la psiquis de diversas formas. Por ejemplo, desde la década de los 50 hasta ahora, Holywood es un escaparate promocional y sirve a las grandes compañías estadounidenses a promocionar y vender sus productos en todo el planeta. La industria del cine utilizó los actores con un estereotipo de hombres y mujeres a gusto de la sociedad para sugerir el consumo de alcohol y tabaco. Asimismo, a través de estos iconos se propició la propaganda de ideas, formas de sentir y pensar un estilo de vida. Desde la segunda mitad del siglo XX, la publicidad, los medios de comunicación y la industria del entretenimiento a través de los modelos sexuales han captado la atención y la conciencia del ser humano.
Los anuncios, las películas, modas, revistas, la música, los programas de T.V., etc., a través de sus protagonistas divulgan una forma muy particular de pensar sobre el sexo; Fundamentalmente, como un objeto de deseo y lejos del amor. Estos han condicionado la mente, percepción, generan imágenes irreales sobre los gustos, el sexo, la mujer y el hombre. Desde la más tierna infancia se envía el mensaje del hombre y la mujer como objeto o producto, lo cual reduce la condición humana a lo material. Esto constituye una vulgarización del instinto sexual, del hombre, de la mujer y de todo lo que le concierne. La inconsciencia, los tabúes, la ignorancia e hipocresía social son, en cierta medida, responsables de este uso del sexo como un vector de manipulación de la sociedad.
Con esta exposición tampoco se trata de caer en el extremo de prohibir cualquier tipo de manifestación aunque sea una forma egocéntrica, incluso mal intencionada, de manipulación psicológica. No es una cuestión de volver a la época victoriana o franquista, encerrar el sexo en una urna y olvidarlo en el subconsciente. Esta opción resultaría más perjudicial que lo que se presenta hoy en día. Este escrito llama la atención sobre este hecho y enseña al ciudadano a prestar la atención plena a su mundo interior y usar su discernimiento para comprender por sí mismo el efecto de esta propaganda.
Conclusión.
El asunto es que la visión del sexo que carga la sociedad en general en los hechos es muy próxima a estos patrones que alimentan la psiquis de la persona. Esto se percibe en el modo en que los adolescentes, jóvenes y adultos se sitúan con respecto a la energía sexual, las relaciones de pareja, la manera de hablar, vestir, seguir las modas, etc. La persona adopta un rol moral o carece de ésta según la situación que le toca vivir. Todas las actitudes, formas de pensar, sentir al sexo en la juventud se desvanecen cuando el individuo es padre o madre y su hijo/a alcanza la adolescencia. Esto demuestra una visión relativa, subjetiva y circunstancial del sexo. Tanto en el ámbito general como particular se necesita de una revisión de los postulados hedonistas del sexo con la inquietud de ayudar al ser humano a relacionarse mejor con esta energía, consigo mismo y los demás.
El sujeto requiere conocer qué hacer con su energía sexual observando cómo, con quién, para qué y para quién se despliega estos recursos dentro de sí mismo.
El sexo mantiene su misterio; A pesar de todos estos escaparates de modelos, galas de libertad y un despliegue de conocimientos científicos y terapéuticos sobre el centro sexual sin precedentes en la historia de la humanidad. El ser humano ignora su poder, grandeza y sentido espiritual. El descubrimiento de la propia sexualidad en el amor consciente es una experiencia mística, trascendente, que sólo las grandes almas tienen la oportunidad de vivenciarlo. Su propia naturaleza reclama al individuo responsabilidad y discernimiento en su uso y reflexionar sobre su incidencia en su propia vida para conocerse a sí mismo a través de la práctica del amor.
Películas:
Estas películas exponen de forma divertida y reflexiva los valores del amor y las relaciones de pareja: “La delicadeza” y “Odette, una comedia sobre la felicidad”.
Samsara, es un film que aborda la problemática sexual en la vida monástica y del desarrollo interior. La presencia e influencia de esta energía en las dudas, decisiones, los deseos y aprendizajes que un monje budista experimenta a lo largo de su realización personal y espiritual.













[1] Volitivos, racionales, afectivos, instintivos y vitales.
[2] Esto sucede en todos los reinos de la naturaleza. Un ejemplo evidente es el radiactivo: Si se contamina con una radiación que perjudica la estructura molecular, el daño que ocasiona se registra en las plantas, los animales y el ser humano y a toda descendencia.
[3] Disfunciones físicas y trastornos psicológicos (aversión, ansiedad, dependencia,… al sexo, problemas de relación con el sexo opuesto, conductas sexuales irrespetuosas, violentas, impulsos instintivos impropios del género humano,…). Necesidad de legislar las conductas sexuales que invaden la libertad ajena, pervierten menores o violentan a otra persona sin su consentimiento.
[4] Muchos se aferran a la satisfacción vivida y la reiteran creando una conducta; o ahondan en las experiencias buscando cada vez más sensaciones hasta complicarse y desconectarse de la sensatez. Inversamente, si lo experimentado fue desagradable puede dejar una huella de tipo psicológico que le afecte a su conducta sexual, incluso en las relaciones humanas.
[5] Una de las dificultades que padres y tutores hallan es que la pubertad que ellos vivieron es muy distinta a la que se enfrentan sus hijo/as o estudiantes. Por escoger una media, entre la adolescencia de los padres y la de su hijo/a, al menos pasaron veinte años. Esto significa que estos dos periodos, por ejemplo, mediados de los 90 y 2014, son dos mundos diferentes. En este sentido, la experiencia de los padres no sirve de referencia. Este es un error común entre los ascendentes tratar de observar la vida de sus descendientes a través de sus ojos y experiencias pasadas.
[6] En el caso que un individuo decide utilizar los medios tecnológicos y biológicos disponibles para obviar la colaboración presencial de otra persona en el momento de la procreación, necesitará, de todos modos, de un gameto del otro sexo.
[7] Es cierto que existe múltiples motivaciones para tener descendencia, pero cuando más se alejan de este principio más se hallan en la relatividad de la vida y, por lo tanto, de concepciones más o menos circunstanciales.
[8] Definición: Doctrina ética que propone la consecución del placer como fin supremo al identificarlo con el bien.
[9] La diosa del Amor consciente.
[10] Representado en la mitología clásica por Eros.
[11] “El acto sexual es un goce legítimo del hombre; la con-sustancialización del amor en el realismo psíquico-fisiológico de nuestra naturaleza”. (El Parsifal develado. Cap. Hatha-yoga-pradipika)
[12] Definición: Uso o aprovechamiento excesivo o indebido de algo o de alguien, en perjuicio propio o ajeno.
[13] La industria de entretenimiento mueve una gran cantidad de medios humanos y económicos para alzar sus representantes y convertirlos en iconos de los adolescentes: Lindsay Lohan, Britney Spears, Justin Bieber, Hannah Montana, Zack Efron, Demi Lovato, etc.